Científicos del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) desarrollaron un nanochip basado en nanotecnología, que detecta marcadores de proteínas de cáncer en sangre en una etapa muy temprana.

Según los médicos, si la enfermedad se detecta a tiempo, se puede garantizar una probabilidad de supervivencia muy alta y creo que con esta tecnología será posible.

Los investigadores la han nombrado lab-on-a-chip y basada en nanotecnología es capaz de detectar los marcadores de proteínas de cáncer utilizando los últimos avances en plasmónica, microfluidos, nanofabricación y química de superficies.

Es como un pequeño laboratorio en unos milímetros cuadrados.

Suena un poco raro, pero básicamente lo que hace este dispositivo basado en nanotecnología, es descubrir concentraciones muy bajas de estas proteínas, brindando un completo estudio del estado diagnóstico y detección de la enfermedad en etapas tempranas. Esto es clave para un adecuado tratamiento para superar la enfermedad.

Según los expertos, esta herramienta tiene un gran potencial. Gracias a su bajo costo, fiabilidad y portabilidad, puede llevarse a las regiones más apartadas del mundo a beneficio de la población más vulnerable que no tiene acceso a servicios sanitarios.

¿Cómo funciona?

A pesar de su tamaño, el Lab-on-a-chip, tiene sensores distribuidos en una red de microcanales de fluidos, estos hacen análisis para la detección de enfermedades. Además, este dispositivo posee nanopartículas de oro, que atraen los marcadores de proteínas que circulan en la sangre que permiten la detección temprana de la enfermedad.

El método para su funcionamiento es aplicar una gota de sangre al chip, esta circula a través de los microcanales para la detección, si los marcadores de cáncer se adhieren a las nanopartículas, se desencadena una reacción llamada “resonancia plasmónica”. Lo que indica que la persona está comenzando a padecer la enfermedad en alguna parte de su cuerpo.

El Profesor Romain Quidant, quien coordina el proyecto afirma: “Lo más fascinante del descubrimiento es que con esta técnica somos capaces de detectar concentraciones extremadamente bajas de esta proteína, lo que hace este dispositivo una herramienta muy eficiente, un instrumento ultra-sensible y poderoso que mejorará la identificación temprana y el seguimiento de pacientes que padecen cáncer”.

Este estudio se financió por la Fundación Cellex Barcelona y el proyecto SPEDOC, financiado también por el 7º Programa Marco (FP7) de la Comisión Europea.

Sin lugar a dudas, los beneficios que ofrecen los dispositivos basados en nanotecnología para la salud no tiene límites. En el futuro (quizá lejano) me imagino dispositivos microscópicos viajando a través de nuestro cuerpo, identificando y atacando enfermedades a su paso. Virus, bacterias y la manera de intervenirlas serán más sofisticadas. También creo que las cirugías invasivas podrían ser algo del pasado. Sin embargo, esta tecnología se encuentra en sus inicios y pueden pasar muchos años hasta que se vean realmente frutos de su desarrollo.

Referecia bibliográfica: “LSPR Chip for Parallel, Rapid and Sensitive Detection of Cancer Markers in Serum”. Nano Letters, mayo 2014.