/ Empresas en internet

Youtube, el descuido de Google y la basura electrónica

Siendo Youtube la más importante plataforma de video por internet, está cavando su propia tumba por cuenta de su modelo de negocio.

Creo que personas como yo de 25s y más años, hemos sido testigos de su crecimiento. Desde que Google compró el servicio en el año 2006 por unos 1650 millones de USD, la plataforma Youtube se convirtió en la “pesos pesados” de servicios de video en la red.

Con más de 1000 millones de usuarios activos y más de 300 horas de video generadas por minuto. Youtube se convirtió en un monstruo que domina absolutamente el sistema de compartición de archivos de video en la red. No obstante casi 10 años después de que Google se hizo a cargo del servicio, su relevancia y eficiencia está siendo cuestionada.

Quizá los beneficios económicos estén disparados y Google estará recibiendo toneladas de dólares. Pero el fenómeno mundial de los Youtubers y los altos contenidos basura que algunos de estos generan, me hacen percibir, que ahora estos dos cuestionamientos son un motivo de preocupación para Google.

Y debe ser por la filosofía inicial del modelo publicitario de Google. Esa intención de ayudar al usuario generador de contenidos, colocándolo en los resultados relevantes y segmentando su público objetivo ha sido todo un total fracaso. Con algo de SEO on-page y Black Hat SEO, los chicos expertos en engañar a Google, están haciéndose el festín colocando como relevante contenidos que no deberían serlo para su beneficio; además los bots simuladores de visitas, hacen un personaje relevante por el número de reproducciones que tienen sus videos y no por lo valioso de sus contenidos.

Pero redondeando el asunto de los contenidos, Google a través de Youtube tiene muy poco o nada “de Calidad”, a comparación del gran volumen de videos de baja calidad y poco valor añadido hospedado en el servicio. Y muchos de los contenidos que provienen de los Youtubers son la mayoría de veces pocos relevantes para el público adulto, que generalmente es el que tiene el poder adquisitivo y es público objetivo de real interés para los anunciantes; que a su vez nutren de ingresos a Google a través de Youtube. Por algo los anunciantes están comenzando a preferir a Facebook como plataforma para mostrar sus productos y servicios, y ha de ser por la robusta y bien consolidada base de datos que posee Facebook, que está constituida con sus casi 1500 millones de usuarios, que además se encuentran bien segmentados para el servicio de anuncios.

La realidad, es que dentro del Youtube se vive una batalla campal y sangrienta por parte de los Youtubers para cazar seguidores, que de uno u otro modo, le generan beneficios económicos primeramente a Youtube y seguido a los Youtubers con el** ingreso residual de una campaña publicitaria**. Pero todo no se queda ahí, Youtube se está volviendo un servicio que solo brinda videos de tonterías mañaneras, de ver y botar y orientado exclusivamente para público preadolescente.

No soy brujo y a sabiendas de que quizá Youtube no desaparezca, aseguro que el negocio que montó ahí Google dejará de ser muy rentable, y solo unos pocos Youtubers podrán decir que se aprovecharon de la edad dorada de Youtube. Quizá lo único que puede alegrarme de este desenlace es que la batalla entre los Youtubers terminará y espero que la basura electrónica que generan muchos de estos también.

En este artículo no he mencionado lo molesto que se volvió Youtube desde que implementó el sistema Adsense en el servicio; Estoy de acuerdo en mantener los sistemas de publicidad, esos sistemas mantienen la web a flote. Pero realmente, esa publicidad intrusiva que no deja visualizar los contenidos de video es un verdadero fastidio, que hace más bien dirigirse a uno a servicios como Vimeo, o Vine, el sencillo servicio de 6 segundos de Twitter.

Youtube se ha venido enfrascando en un proceso de involución y el totalitario de Google perderá la batalla por ser el dueño absoluto de los contenidos en video de calidad en Internet y el botín se lo ganará la plataforma que genere más ganancias para los anunciantes.

La idea no es señalar culpables, que si es Adsense, los Youtubers o la involución de Youtube, pero creo que si nosotros prefiriéramos contenidos de calidad en este serivicio, la realidad sería distinta. Sin embargo a mi me huele, a que Google se está olvidando de Youtube.

Youtube, el descuido de Google y la basura electrónica
Share this

Subscribe to Esteban con Gafas