/ Cerebro

Según estudio: las vías cerebrales del miedo y la recompensa están entrelazadas

En un estudio, se observó una fuerte encrucijada emocional entre las vías cerebrales que comunican sentimientos de miedo y de recompensa.

Para este hallazgo, los científicos hicieron uso de herramientas de óptica genética, tecnología muy avanzada, para identificar este tipo de fenómenos tan importantes para nuestra supervivencia y la salud mental.

Científicos de los institutos nacionales de salud de los Estados Unidos, descubrieron los circuitos del cerebro que codifican las asociaciones aprendidas tanto negativas como positivas. Y tras descubrir que dos circuitos mostraron una actividad opuesta tras aprender el miedo y la recompensa, lograron demostrar que esta actividad ilógica genera una conducta de evasión o de recompensa.

Según Thomas R, quien es el director del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH): “Este estudio es un ejemplo del poder de las nuevas herramientas moleculares que pueden actuar sobre el mismo circuito para ver lo que impulsa el comportamiento”. En otras palabras, este tipo de hallazgos nos permite comprender cómo funciona esa memoria emocional que tenemos, para que así podamos comprender el por qué reaccionamos de distintas maneras a estímulos positivos o negativos.

¿Cómo se desarrolló esta investigación?

Previo a este estudio, los científicos sospechaban que esto ocurría, pero oh sorpresa fue, cuando descubrieron un cruce de circuitos en las vías cerebrales dentro de lo más profundo del cerebro, exactamente en la amígdala basolateral, la cual parece estar implicada en los procesos de aprendizaje del miedo y la recompensa; Sin embargo, seguía siendo un enigma el hecho de que estos comportamientos opuestos tuvieran algún tipo de relación.

Para descubrirlo, los científicos** exploraron dos vías cerebrales que les parecían sospechosas**, una de ellas conducía a un centro de recompensa (el núcleo accumbens) y la otra a un centro de miedo cercano (la amígdala centromedial); cada una de estas vías son poblaciones separadas de neuronas que están entrelazadas.

Vías cerebrales

Las vías neuronales para emociones negativas (rojas) y positivas (verdes). Imagen: Praneeth Namburi et al. Fuente: NIH

Los investigadores hicieron uso de trazadores fluorescentes, para diferenciar qué neuronas pertenecían a cada circuito, las emociones negativas se ilustraron con color rojo y las positivas con el color verde, luego levantaron un indicador de conectividad basados en la fuerza de las conexiones neuronales, después de que ratones se sometieran a procesos de aprendizaje de temor o de recompensa.

El equipo de investigación desarrolló estos procesos de haciendo uso de la Optogenética, que a través de pulsos de luz, permiten estimular las zonas del cerebro y ocasionar un estímulo de respuesta por parte del cerebro.

¿Qué concluyó el estudio?

Basados en la respuesta de los estímulos de luz, se identificó que los ratones cuando fueron sometidos a procesos de aprendizaje de miedo, respondieron de forma negativa; y cuando fueron sometidos a procesos de aprendizaje de la recompensa respondieron de forma positiva, situación que me parece absolutamente normal. Sin embargo identificaron un bloqueo en las vías cerebrales en el centro del miedo que perjudicaba el aprendizaje del mismo y favorecía el aprendizaje de la recompensa. Así pues se concluyó que las vías cerebrales del miedo y la recompensa están entrelazadas, de una manera no del todo proporcional al estímulo de aprendizaje.

También los investigadores identificaron características electrofisiológicas, anatómicas y genéticas que ayudaron a explicar las respuestas de conectividad opuestas.

En mi opinión, este estudio abre un camino más para generar y fortalecer nuevos tratamientos a enfermedades mentales relacionadas con las emociones como: anciedad, depresión y cualquier tipo de adicción.

Los investigadores que desarrollaron el estudio son: Kay Tye, del NIMH, Praneeth Namburi y Anna Beyeler, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Fuente: Nature

Según estudio: las vías cerebrales del miedo y la recompensa están entrelazadas
Share this

Subscribe to Esteban con Gafas