A quién desee leer:

Hola mi gente linda mi gente bella.

Deseo expresar lo siguiente sin ánimo de generar polémica u ofender a quién no esté de acuerdo con lo siguiente.

Como algunos de ustedes saben, dentro de mi formación profesional tengo conocimientos en salud pública que me permite hablar con cierto criterio y dominio sobre el tema basado en evidencia científica que brinden argumentos válidos para recomendar y apoyar diferentes acciones en concordancia de garantizar las mejores condiciones de salud pública para mí y para las personas que me rodean. Y más allá de ejercer mi profesión sin interés económico alguno, me siento en la obligación de no actuar de manera inobservante acerca de la emergencia sanitaria mundial por el Coronavirus COVID – 19.

En los últimos días, he brindado información a través de Facebook, Instagram y WhatsApp acerca del estado del desarrollo del virus a nivel mundial, también he dado recomendaciones para el auto cuidado, la cual, a mi criterio, considero válida para compartir.

Sin embargo, deseo manifestar mi preocupación por aquellas personas que pese a las restricciones y recomendaciones emitidas por el Ministerio de Salud en la Resolución 385 del 12 de Marzo de 2020, desean no acatar las normas como ciudadanos que somos; Cada quien es libre de cumplir o no las normas, pero si no las va a cumplir como ciudadano, por lo menos cúmplalas por su salud, por la de su familia y la salud de los demás. Si usted desea poner en riesgo su salud hágalo, pero por favor, no ponga en riesgo la salud de la gente que le rodea.

La resolución habla de medidas de contención para evitar el contagio tras su llegada al país, es muy claro que las medidas son para evitar la propagación del virus. Muchos piensan: “Pero hay pocas personas contagiadas”, “Las restricciones son algo exageradas” y es cierto, pero por ese mismo motivo, se deben tomar estas restricciones y recomendaciones en cuenta para que el virus no se salga de control.

Por otro lado, en caso de que se contagien muchas personas, “Polombia” no tiene la capacidad técnica y de recursos para atender a los enfermos. Si han colapsado los países denominados “potencias”, no me quiero imaginar lo que pasaría acá con este deficiente Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Algunas personas se han reído de mí, me han manifestado que me quite la venda de los ojos, que todo es un complot, que no haga parte del miedo mediático y todo lo que ustedes ya saben. Y a decir verdad no me afecta en lo absoluto, porque tengo criterio, tengo acceso a información acerca de este asunto y Además, considero que no estoy haciendo algo malo. Antes me preocupa el grado de ignorancia que he identificado en algunas personas, porque la información que he brindado es muy básica, información que no implica inversión económica y es aplicable a la prevención de no solo el COVID – 19, sino de cualquier enfermedad contagiosa.

Entiendo que es un tema muy complejo de manejar, porque en este fenómeno histórico intervienen el goce efectivo de derechos, intereses económicos, asuntos éticos y morales que afectan a unos más que otros según su contexto y actividades diarias. Sin embargo, me parece un acto muy irresponsable que ciertas personas pongan en juego la salud de los demás con la intención de mantener sus intereses económicos. Considero que nada está por encima de la salud y dignidad de las personas, respeto la manera de pensar de cada quién pero en este caso, no la comparto. Si bien la norma indica que es para eventos con un tope mínimo de 500 personas, es recomendable que como individuos evitemos en lo más posible una alta aglomeración de personas. Entonces sugiero: No realizar eventos y no participar de espacios que propicien un foco de contagio. Personalmente, cancelé mi participación en los eventos que tenía programados.

Puede que el día de mañana me contagie, no lo sé; pero de ser así, quedo con la satisfacción de que mis intereses nunca sobrepasaron los del otro y que hice hasta lo imposible para cuidar de mí y de mi gente.

Espero que con estas palabras haya generado algo de conciencia. No es para generar dramas. Gracias por leer.

Mis mejores deseos para ustedes.

¡Un abrazo!

Clic aquí para observar la Resolución 385 del 12 de marzo de 2020.