Adquirir el hábito de aprender algo nuevo todos los días quizá no tenga los mejores resultados para las personas más impacientes. Como cualquier proceso de aprendizaje, los resultados serán visibles hasta que aprendas y hagas algo con ese conocimiento adquirido. Pero ser paciente tiene sus recompensas y conforme pasa el tiempo, te vuelves hábil en algo que nunca imaginaste.

Adquirir este hábito no solo trae ventajas competitivas en lo que te propongas aprender. Trae también beneficios incluso para tu vida diaria. Algo ocurre en tu cerebro que permite que tus decisiones comiencen a ser más acertadas e impacten de una manera mucho más significativa tu realidad. Es algo así como si supieras anticiparte a las situaciones de la vida de manera inconsciente y sin que alguien te lo diga.

Pero. ¿Cómo puedo aprender algo diario con el más mínimo esfuerzo?

Te diré lo que a mí me funciona todos los días.

Primero: Elige un tema que te apasione o en lo que desees mejorar.

Segundo: Traza un objetivo diario de aprendizaje. Asegúrate de colocar tu cabeza en la almohada con algo aprendido.

Tercero: Aplica lo aprendido en las decisiones de tu vida. Aplicarlo no solo es hacer algo útil con ello, basta con compartir lo que aprendiste.

Cuarto: Relájate, no estás compitiendo contra alguien. Al fin y al cabo, tenemos toda una vida para seguir aprendiendo.

Y créeme, adquirir este hábito con disciplina te hará escalar más alto y te dará mucha ventaja a la hora de enfrentarte a las oportunidades de la vida.

Así que ve y aprovecha, dedica cinco minutos hoy en aprender algo nuevo. Me sentiré bien si lo haces.

Imagen de athree23 en Pixabay